Archivos de la categoría ‘EVENTOS’

Consejo de amigos

Saca fotocopias del mini-drama, que está al final de la lección, y pide 4 voluntarios que tengan algo de actores, y un narrador, y reparte los papeles a representar.Participantes:
Narrador
Pablo, (protagonista)
Andrea, (miedosa y negativa)
Martín, (envidioso y aguafiestas)
Carolina, (entusiasta y positiva)Narrador: A Pablo le ofrecieron una beca de una Universidad de otra ciudad para ir a estudiar cuando termine la secundaria. Un título de esa universidad sería mucho mejor que cualquier otro en su propia ciudad, además ¡era una beca de estudios!. El problema de Pablo es que los padres no están seguros que puedan cubrir los costos de hospedaje, comida y transporte. Pablo podría trabajar, pero su beca depende de las calificaciones, y si tiene que trabajar para pagar el resto de los gastos, no podrá dedicar tanto tiempo a estudiar.Por otro lado, si no acepta la beca, quizás nunca más se presente la oportunidad de ir. Pero si va y no funciona quizás pierda el ingreso que ya obtuvo en la universidad de su país y el trabajo que ya tiene. Por eso Pablo hoy está entre contento pero confundido y buscará a sus amigos para pedirles su opinión.

Pablo: (habiéndole contado ya todo a su hermana). Toda esta situación me tiene un poco confuso, ¿Qué crees que deba hacer?

Andrea: ¡Ay! No se… (Mordiéndose las uñas), por un lado me parece una gran oportunidad, pero por el otro qué hacemos si te va mal. Por lo menos acá tienes algo seguro…además, todos los gastos que vas a tener… Pero no, tendrías que ir, aunque, ay, no sé, ¡no me preguntes a mi!,… no vez que no puedo ni siquiera decidirme en qué ponerme para ir a dormir.

Narrador: ¡¿eh?! Más confuso aún, Pablo, se queda con la boca abierta mirando cómo la hermana se aleja mientras sigue meneando la cabeza de lado a lado, y comiéndose las uñas.

Al ir a la escuela Pablo se encuentra con su amigo (sacándose mocos), y aprovecha que llegaron temprano para contarle la situación

Pablo: ¿Qué piensas, qué debería hacer?

Martín: Bueno, la verdad es que ni siquiera conoces cómo es la escuela. Solo de nombre y que una u otra vez apareció en el diario. Tampoco conoces la ciudad, si es que hay tantos alumnos taaaan inteligentes, debe ser que no se consigue trabajo muy fácil, y si no trabajas no puedes pagar la renta de la casa y la comida. Y tampoco sabes qué tan difícil sea la carrera que te proponen. ¿Si es muy difícil?, ¿Si ni siquiera pasas la primera materia? ¿Qué haces? Te quemaste para siempre, nadie va a admitirte en ningún lado. Yo que tu, no iría, suena tentador, pero el diablo se disfraza de oveja algunas veces…

Narrador: Pablo ya no sabía que pensar…por supuesto estaba perdiendo las esperanzas. Todo estaba tornándose negro, y hasta su propia mente lo estaba traicionando. Ahora pensaba mientras camina en círculos cerrados.

Pablo: Tienen razón, para que voy a jugármela, ir y después perder todo. Creo que mejor que quedo en casa, ayudo a mis padres con el poco dinero que gano y quizás pueda estudiar cerca, ahorrar dinero…

(Mientras Pablo seguía dando vueltas alrededor de su eje, apareció la hermosa y sonriente Carolina…A Pablo se le paralizó el corazón y cayó al piso como bolsa de papas)

Pablo: Caro, ¡qué bueno verte!

(Carolina que venía saltando en una pierna, se inclina hacia adelante para mirar a Pablo más de cerca).

Carolina: Me contó tu hermana de la fabulosa oportunidad que tienes de ir a esa universidad que tanto deseabas. Estoy feliz por ti. Vas a llegar a ser todo lo que quieras ser y lograrás alcanzar lo que siempre soñaste. ¡Tienes que aprovechar! No todos tenemos este tipo de oportunidades. Te están abriendo las puertas a ser todo lo que siempre dijiste que harías.

Fuera de escena

Esta es una nueva forma de hacer que todos actúen (de alguna manera), lleva bastante tiempo de preparación, pero es original y todos podrán participar.Necesitarás una pantalla y proyector, o una tele grande, y video casetera o dvd player para proyectar una escena de alguna película favorita.

La actividad se desarrolla de la siguiente manera, luego de proyectar la escena una vez, debes dividir al grupo en equipos iguales y cada equipo deberá inventar para dicha escena un diálogo original. Así mismo los efectos especiales y sonidos extras.
Para que se preparen pásales la escena una o dos veces más y déjales 10 minutos para que inventen los diálogos y sonido.

Es importante que escojas una escena con la que tu grupo pueda jugar: debes tener en cuenta la cantidad de participantes y equipos que se pueden armar.
Si crees que ayudará a la actividad, puedes dividir los equipos antes de explicar el juego.

Cuando todos estén nuevamente reunidos en el salón, los equipos pasarán uno a uno a presentar su trabajo. Para cada equipo proyectas nuevamente la escena sin sonido para escuchar lo que han preparado. El equipo que haya creado el mejor diálogo y los mejores efectos especiales será el ganador. Ten algún premio motivador para que se esmeren.

Aunque se roben las escenas de alguna otra actuación, tus jóvenes pondrán en juego todo su talento. Si así lo deseas, puedes hacer que representen la misma escena además de los diálogos cambiados. Luces, cámaras… diálogo.

EL TIEMPO ES CORRECTO

PERSONAJES* Arc Ángel, El anfitrión del programa * Rosa, primer concursante * Javier, segundo concursante * Olga, tercer concursante * El sostenedor de cartelones * Mensajero

UTILERIA

* Pequeño joyero con una nota dentro
* Bolsa con una nota dentro
* 3 Cartelones: —OHHH con una carita triste
–AHHH con una carita triste
APLAUSOS Y BULLA con una carita feliz
* Documento dentro de un sobre que se vea oficial
* 3 cajas envueltas de regalo, cada una con una nota:
–una caja marcada que diga:
EL REINO DE DIOS
–una marcada que diga:
SATISFACCION GARANTIZADA
— una marcada que diga:
COMPLETAMENTE PAGADO

El escenario debe estar decorado como si fuera un programa de concursos. El sostenedor de cartelones no solo levanta los cartelones en los momentos apropiados sino que también debe animar y obtener respuesta del público.

ARC ANGEL: Bienvenidos a “¡El Tiempo es Correcto!” Y ahora vamos a conocer a nuestros concursantes. ¡Rosa Cortés, ven al frente! ¡Javier Velasco ven al frente! ¡Olga Mora ven al frente! (los concursantes brincan de sus asientos de entre el público y corren gritando al escenario) Ahora concursantes, ya saben cómo funciona el juego. Cada uno de ustedes está deseando obtener algo de la vida. Tendrán la opción de intercambiar ese deseo por alguno de los fabulosos regalos de Dios, o quedarse con el suyo y verán si es lo que ustedes planearon. Está bien. Vamos a comenzar con el concursante número uno. Rosa, ¿Qué tienes ahí contigo?

ROSA: (Levanta un joyero) Estoy deseando que voy a ser una modelo exitosa. Eso me haría feliz.

ARC ANGEL: Rosa, la caja número uno está marcada con EL REINO DE DIOS. ¿Deseas intercambiar tu caja por este fabuloso regalo de Dios o prefieres quedarte con el que tienes?

ROSA: Creo que voy a tomar mis riesgos con lo que yo tengo.

ARC ANGEL: Rosa, ¿estás segura?

ROSA: Si, estoy segura

ARC ANGEL: Está bien Rosa. Vamos a ver de lo que te perdiste. (Abre la caja marcada con EL REINO DE DIOS; y saca una nota) Veamos lo que dice. “Deléitate en el Señor y el te concederá las peticiones de tu corazón.”

SOSTENEDOR DE CARTELONES: (Ahhhh CON LA CARA TRISTE)

ARC ANGEL: Eso estuvo mal Rosa. Pero veamos con lo que te quedaste.

ROSA: (Abre el joyero y saca y lee la nota que está dentro)“Desilusión, corazón herido, pesar.” (Rosa comienza a llorar).

SOSTENEDOR DE CARTELONES: (Ahhhh CON LA CARA TRISTE)

ARC ANGEL: Pues si, “Que tengas mejor suerte a la otra Rosa,” pero en este programa solamente tienes una oportunidad. Adiós… y no se te olvide tomar tu futuro contigo. (Rosa sale enojada) Concursante Número Dos, Javier Velasco ¿qué tienes ahí contigo?

JAVIER: Nada, no tengo nada. Pienso que si no esperas nada de la vida, no seré desilusionado.

ARC ANGEL: Pero seguramente tienes algo.

JAVIER: No. Solo tomo la vida como viene

ARC ANGEL: Entonces esta bien, Javier. ¿Deseas intercambiar lo que tu tienes por lo que está en la caja número dos, el fabuloso regalo de Dios que dice SATISFACCION GARANTIZADA?

JAVIER: No, como dije, prefiero no esperar nada. Solo así no seré desilusionado.

ARC ANGEL: Está bien Javier. No esperas nada. Así que veremos lo que recibiste.

MENSAJERO: Entrega especial para Javier Velasco. (Le entrega un sobre a Javier).

ARC ANGEL: Adelante Javier. Lee lo que dice

JAVIER: Javier Velasco, Por medio de la presente se le cita para aparecer delante del Supremo Tribunal donde el Creador del Universo proclamará su juicio. “¡Eso es trampa! ¡Yo pensé que si sólo dejaba pasar la vida, todo saldría bien!

ARC ANGEL: Suena como si fuera un error Javier. Ahora veamos de lo que te perdiste. (Abre la caja que dice SATISFACCION GARANTIZADA) ¡Mira esto! Una promesa de Dios: “Yo nunca te dejaré ni te daré la espalda.”

SOSTENEDOR DE CARTELONES: (Ahhh con una carita triste)

ARC ANGEL: Adiós Javier. No se te olvide llevarte tu citatorio. Y ahora nuestro último concursante. Olga Mora, ¿qué has traído?

OLGA: (Levanta una bolsa) Bueno, es una bolsa con muchas cosas. Puse ahí todas las cosas buenas y malas que he hecho. Estoy esperando que las cosas buenas pesen más que las malas.

ARC ANGEL: Rosa, es tiempo de la gran decisión. Deseas quedarte con lo que tu tienes o tomar la caja número tres, el fabuloso regalo de Dios que dice: COMPLETAMENTE PAGADO?

OLGA: Bueno, he estado observando cuidadosamente y pienso que tengo mejor oportunidad tomando lo que Dios tiene que ofrecerme que hacer las cosas a mi manera. Tomo el regalo de Dios.

ARC ANGEL: Olga, abre tu bolsa. Vamos a ver de lo que te perdiste.

OLGA: Wow, qué bueno que no me quedé con esto, “Si alguno hace todo bien y rompe uno de mis mandamientos, esa persona es culpable de romperlos todos.”

SOSTENEDOR DE CARTELONES: (Ohhhh con cara triste)

ARC ANGEL: Y ahora, veamos lo que recibiste. (Abre la caja) Dice, “Vida que sigue y que sigue y que sigue y que sigue.”

SOSTENEDOR DE CARTELONES: (APLAUSOS Y BULLA con una cara feliz)

OLGA: (Brincando arriba y abajo) ¡Que gran regalo!

ARC ANGEL: ¡Felicidades Olga! ¡Tu eres la gran ganadora el día de hoy! (Se voltea al público) Y recuerden de sintonizarnos la próxima vez, porque quizás sea tu (señalando al público) turno de jugar “El tiempo es Correcto.”

FIN

Toma tu cruz

Personajes
* Narrador * Carla * Samy Habilidoso * Simón * Manuel * Tomás * Julia * Jenny * 3 o 4 adolescente
NARRADOR:

Es bastante fácil ser Cristiano—al menos, es fácil decir que tu eres un Cristiano cuando es conveniente. Los Cristianos no tienen anuncios alrededor de sus cuellos que anuncien su fe. Pero piensa en las palabras de Cristo en Marcos 8:34: “Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos. –Si alguien quiere ser mi discípulo –les dijo–, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga.” ¿Qué sucedería si a los Cristianos se les requiriera cargar cruces como símbolos obligatorios de su fe?ESCENA 1
Dentro de Cruces En Abundancia, una pequeña tienda en un centro comercial que vende toda variedad de cruces. Detrás del mostrador se encuentra un vendedor. Carla, una nueva Cristiana entra a la tienda.

SAMY HABILIDOSO: Hola. Pásele, pásele. ¿Cómo puedo ayudarla?

CARLA: (con entusiasmo) Me acabo de hacer Cristiana, y me gustaría obtener una cruz.

HABILIDOSO: bueno, has llegado al lugar correcto. Mi nombre es Samy Habilidoso, pero me puedes llamar “S” (haciendo un sonido como el de una serpiente) Soy tu amigo—y sé lo que necesitas.

CARLA: ¡Grandioso!

HABILIDOSO: (sacando una cruz de oro muy grande) Estamos en medio de una 24 horas de ofertas, y por solo $24.95. Se puede ir a casa con esta cruz puesta que es de 24 quilates de oro . Hasta le regalamos la cadena.

CARLA: (dudando) Bueno…esto no es exactamente lo que estaba yo buscando.

HABILIDOSO: Entiendo. Es muy grande. Creo que sé exactamente cómo se siente (saca una cruz pequeña) Escuche, aquí hay una que puedo dársela en $19.95. La cadena es aparte, pero le doy buen precio.

CARLA: (moviendo su cabeza, tratando de ser cortés) No… no creo que….

HABILIDOSO: Está bien. Le incluyo la cadena—pero esta oferta es solo por hoy.

CARLA: No, vea usted, estoy buscando algo más grande.

HABILIDOSO: ¡Ya le entendí! (de detrás del mostrador saca una enorme cruz con colores brillantes y chillantes) Este estilo es muy popular, pero por supuesto es un poco más cara.

CARLA: Quizás usted no me entiende. Creo que no es el tamaño de la cruz tanto como.. Bueno, cuando mis amigos se hicieron Cristianos, ellos llevaban unas cruces grandes, pero eran cruces de madera sencillas, sin pintar. Yo pensaba que ellos estaban locos, pero ahora creo que ya entendí. ¿Tiene usted algo así? ¿Quizás de este tamaño? (indicándole el tamaño)

HABILIDOSO: ¿Sabe? Teníamos de esas antes, pero se vendían tan poco que descontinué ese modelo. Casi nadie quiere comprarlas. La mayoría de la gente las renta—para esas ocasiones especiales cuando necesitan jugar el papelito, y después las regresan.

CARLA: ¿Puede decirme en que tienda las venden?

HABILIDOSO: (se detiene un momento, se le queda viendo a Carla cuidadosamente mientras juega con su cadena) Bueno, creo que no debería hacer esto, pero usted parece ser una persona decidida. Le haré un mapa. Aquí es a donde puede usted encontrarlas. (rápidamente hace un dibujo de un mapa en un papel) Se llama La Tienda de la Cruz, está en la esquina de la Quinta y la Principal. El tipo no tiene muchas ventas, pero quizás tenga lo que estás buscando.

CARLA: ¡Gracias! (sale pasando a otras dos personas que entran a la tienda).

HABILIDOSO: Hola. Pásele, pásele. ¿Cómo puedo ayudarle? (se apagan las luces)

ESCENA 2

La Tienda de la Cruz. Un mostrador con una fila de cruces de un solo tipo—grandes y de madera. Un vendedor detrás del mostrador.

SIMON: Hola. Mi nombre es Simón. ¿Puedo ayudarle?

CARLA: Mi nombre es Carla y me acabo de hacer Cristiana. Me gustaría comprar una cruz (observa las cruces en el mostrador) Estas son perfectas… exactamente lo que estaba buscando.

SIMON: ¿Está segura que esto era lo que buscaba?

CARLA: Seguro que si. Cuando yo conocí a Jesús, me dijeron que la cruz de Cristo me traería pruebas y tribulaciones así como un gran gozo. Pero yo sé que Dios me dará la fuerza que necesito y que jamás me dejará.

SIMON: Parece que usted es una joven decidida.¿Es esta la que quiere? (Carla asiente con la cabeza y Simón le da la cruz) Aquí tiene.

CARLA: ¿Cuánto le debo?

SIMON: NADA.

CARLA: ¿Nada?

SIMON: Nada, al menos por ahora.

CARLA: Pero acabo de estar en la tienda de Cruces En Abundancia y el Señor Habilidoso me dijo que—

SIMON: Ya lo sé. Algunas personas piensan que pueden comprar su salvación de esa menara. Se equivocan. Usted comienza a pagar cuando la cargue fuera de aquí.

CARLA: Gracias, Simón. Por cierto, ¿cómo se metió usted a este tipo de trabajo?

SIMON: Mi familia ha tenido este negocio por mucho tiempo. Un antepasado mío—cuyo nombre llevo yo—abrió su primera tienda en Cirene. Su primera cruz se parecía mucho a la que lleva usted. (si la capacidad bíblica no es la fortaleza de tu grupo, en este momento Simón puede leer Mateo 27:32: Al salir encontraron a un hombre de Cirene que se llamaba Simón, y lo obligaron a llevar la cruz. “)

CARLA: (pensando) Muchas gracias Simón (sale y se apagan las luces).

ESCENA 3

Pasillo de la escuela, de trasfondo unos casilleros. Estudiantes en el descanso. Un grupo de tres o cuatro adolescentes entran en el escenario del lado derecho cargando libros, platicando, riendo, etc. Caminan atravesando el escenario y salen por el lado izquierdo—mientras que Julia y Jenny entran por el mismo lado.

JULIA: (entusiasta) ¿No es emocionante? ¡Mañana es el último día de clases!

JENNY: Si, a penas y puedo esperar. Me la voy a pasar de fi-esta este verano. Oye, me gusta tu blusa.

JULIA: Gracias. Me la compré anoche. Oye, ¿te llamó David anoche? Karen me dijo que iba a—(Mateo y Tomás entran e interrumpen)

TOMAS: Oigan, ¡no hablen de la gran fiesta de esta noche sin incluirnos! Qué onda, ¿cómo están?

JULIA: Pues aquí. Hablando de la fiesta y el reventón (empuja a Tomás jugando). ¿Ya oyeron que Carla se hizo Cristiana? No puedo creer que alguien que vivió como ella pueda ser lo suficientemente buena como para ir a nuestra iglesia.

MANUEL: He escuchado que está muy en serio con esto. Uno de mis amigos la vio en la Tienda de la Cruz. ¿Qué creen que hizo? Primero Car—

TOMAS: (interrumpiendo) ¡Shh! Ahí viene. (el grupo de adolescentes hacen como que están haciendo otra cosa.)

CARLA: (entra con su gran cruz) Hola todos. Creo que ya saben que me hice Cristiana.

JULIA: Si ¡Qué bien! (se escucha el pensamiento de Julia con una voz fuera del escenario) No puedo creer que esté cargando esa cruz tan fea.

TOMAS: Estamos muy contentos por ti (se escucha el pensamiento de Tomás con una voz fuera del escenario) Tengo que irme de aquí antes de que todos me vean con ella y se burlen de mi.

MANUEL: Tienes que venir al grupo de jóvenes de la iglesia. (se escucha una voz fuera del escenario) Espero que decida ir a una iglesia distinta.

JENNY: Escuché la mala noticia de Carlos. Debió de haber sido muy difícil terminar con él porque no es Cristiano. (se escucha una voz fuera del escenario) Quizás ahora el me invite a salir.

CARLA: Si, fue muy difícil. Pero fue lo mejor. Espero que él también sea Cristiano. Quizás ustedes le puedan testificar.

TODOS: Claro, claro (se escucha una voz fuera del escenario) De ninguna manera. Nos sentiríamos como unos tontos.

CARLA: Hablando de testificar, ¿a dónde están sus cruces? (todos muestran unas cruces pequeñas, las sacan de lugares escondidos—a excepción de Manuel que sigue buscándola por unos momentos y finalmente se rinde y deja de buscarla) Qué bonitas… pero ¿qué no es difícil que la gente las vea?

JULIA: Bueno,… puede ser… pero si la gente ve bien, las podrán ver.

TOMAS: Además, no queremos que la gente se lleve una mala impresión.

MANUEL: Cuando nos hicimos Cristianos por primera vez, todos teníamos cruces como la tuya Carla. Pero era muy difícil compartirle a nuestros amigos porque esas enormes cruces los irritaban mucho. Nuestros amigos nos evadían—o se burlaban de nosotros.

JENNY: O las dos cosas.

TOMAS: De esta manera si no deseamos que algunas personas sepan que nosotros somos—bueno, podemos compartir nuestra fe cuando lo deseemos.. tu sabes, cuando el tiempo sea el correcto. (todos menos Carla asienten con la cabeza en un acuerdo. La campana suena y todos corren dejando a Carla parada sola y confundida. Se apagan las luces).

ESCENA 4

Un gran cartelón de trasfondo que dice FIESTA, con una flecha apuntando fuera del escenario, a la derecha. Un cartelón más pequeño que dice ESTACIONE SUS CRUCES POR $.50 Manuel, Tomás, Julia y Jenny entran del lado izquierdo del escenario y se paran en medio.

TOMAS: (a Manuel) Oye, se ve tu cruz.

MANUEL: Ah, gracias. Se me había olvidado (se mete la cadena dentro de su camisa)

CARLA: (se acerca con su gran cruz) ¡Hola amigos!

JULIA: Mira Carla, ¿por qué no dejas tu cruz afuera antes de que entremos a la fiesta? Se vería.. este… mucho mejor.

CARLA: ¿Qué quieres decir?

JULIA: Bueno, quizás podamos tomar algo.. este.. tu sabes, alcohol, o haya alguna otra cosa–

CARLA: Quieren decir que ustedes van a–

JENNY: Solo vamos a divertirnos en la fiesta. Todos nuestros amigos están ahí. Esa cosa (señalando a la cruz) puede molestar a algunas personas. Puede intervenir en algunas cosas. (otro adolescente—con una cruz como la de Carla—entra por el lado izquierdo del escenario, estaciona su cruz bajo el anuncio que dice: ESTACIONE SU CRUZ POR $.50, después sale por el lado derecho hacia la fiesta)

TOMAS: No es tan difícil de hacer Carla. Piénsalo. (todos menos Carla se van hacia la fiesta)

CARLA: (pensando en voz alta) Pero ¿qué no debería de ser difícil de hacer? (se apagan las luces).

ESCENA 5

Al día siguiente, restaurante mexicano. Manuel, Tomás, Julia y Jenny sentados alrededor de una mesa esperando a que el mesero traiga su comida. Tomás está jugando con las salsas. Julia tiene una pistola de agua.

JULIA: Estuvo increíble la fiesta anoche ¿no?

JENNY: ¡Estuvo súper! (a Manuel) Oye, ¿qué te pasa?

JULIA: Creo que comió demasiada salsa picante. ¡Esto te ayudará! (saca su pistola de agua y le dispara. Todos se ríen—excepto Manuel)

JENNY: ¿Qué te sucede? ¿Aún estás preocupado por la graduación? Escuché que el examen del profesor Sánchez estuvo súper difícil.

MANUEL: No, no es eso. Es solo que… bueno, estoy pensando en regresar a la vieja cruz.

TOMAS: ¿Qué? ¿Esa cosa enorme de madera dura? No juegues, has estado estudiando demasiado. Creo que se te quemó el cerebro.

MANUEL: No, es en serio. He estado pensando mucho en ello últimamente.

JULIA: No nos puedes hacer esto. Tenemos un gran verano por delante—los cuatro

TOMAS: No tenemos lugar para esa cruz—y además… ahh, ya entiendo. Solo la cargarás a la iglesia y al grupo de jóvenes ¿verdad?

MANUEL: No, la quiero conmigo todo el tiempo. Sé que interferirá, pero lo tengo que hacer. He observado a Carla en estos días. Me recuerda a mi de cómo eran las cosas conmigo. Cuando yo me hice Cristiano por primera vez yo me sentía orgulloso de cargar mi cruz por todos lados. No podía dejar de leer mi Biblia. No dejaba de decirles a mis amigos sobre Jesús.

JENNY: Pero tenemos nuestras cruces. Solo que son más convenientes que el modelo grande, y cumplen con la misma cosa.

MANUEL: ¿Ah si? ¿Cuándo fue la última vez que alguien notó tu cruz Jenny? ¿cuándo fue la última vez que alguno de nosotros le explicó a alguien lo que significaba la cruz?

JULIA: Pero Jesús jamás dijo que la cruz tenía que ser grande.

MANUEL: Si, pero la cruz que Jesús cargó y en la que fue crucificado no era de oro. No podía usarse en el cuello. Era pesada y tenía astillas. Le causó dolor. Le costaba trabajo cargarla. Creo que debería de ser igual con nosotros.

TOMAS: Creo que tu cerebro se te quemó. (las muchachas se ríen y asienten con la cabeza señalando estar de acuerdo. Se apagan las luces)

ESCENA 6

Pasillo de la escuela al día siguiente. Manuel, Tomás, Julia y Jenny entran el escenario del lado derecho platicando. Cuando Manuel ve a Carla entrando al escenario por el lado izquierdo—cargando su cruz grande—deja a los otros tres para caminar con ella. Los otros tres siguen caminando y salen del escenario por el lado izquierdo.

MANUEL: ¡Carla! Estoy contento de verte. Tengo algo qué decirte.

CARLA: ¿Qué es?

MANUEL: (tomando aire) He decidido tomar la cruz que usaba cuando me hice Cristiano por primera vez.

CARLA: No entiendo.

MANUEL: Me recuerdas a mi en la forma que solía ser cuando por primera vez conocí a Cristo. No me avergonzaba de mi fe, a donde fuera, no importaba con quién estuviera. Quiero eso de nuevo—gracias a ti Carla.

CARLA: Yo…yo no sé qué decir. Digo.. he estado pensando mucho. Por eso llegué tarde a la primera clase hoy. Me preguntaba si valía la pena cargar esta cruz. Pero decidí seguirla cargando.

MANUEL: ¿Por qué?

CARLA: Recordaba algo que Simón—este tipo que me vendió la cruz, me dijo. Me dijo algo que algún misionero alguna vez dijo: “No es tonto el que da lo que no puede guardar para ganar lo que no puede perder.”

MANUEL: Qué bueno que no te rendiste Carla (suena la campana)

CARLA: ¿Te veo el domingo en el grupo de jóvenes?

MANUEL: ¡No me lo pierdo por nada! (comienza a caminar pero se detiene al escuchar lo que Carla le dice)

CARLA: Oye (pausa) Te amo hermano.

MANUEL: Te amo a ti también. (los dos se abrazan y salen. Se apagan las luces)

(Una voz fuera del escenario con un micrófono lee Marcos 8:34-38: Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos. –Si alguien quiere ser mi discípulo –les dijo–, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga.
Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa y por el evangelio, la salvará.
¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida?
¿O qué se puede dar a cambio de la vida?
Si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras en medio de esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.)

FIN

Parabola: El gran banquete

Publicado: 28 noviembre 2010 en - GRUPO DE JOVENES, EVENTOS
Etiquetas:,

Parabola: El gran banquete

PERSONAJES*Narrador *Gran Hombre *Perro Confiable *Primer sirviente * Segundo sirviente * Tercer sirviente * Fiona Granjera * José, el viejo vendedor de bueyes * Novio

NARRADOR:

Esta es la historia de Gran Hombre. Caminaba orgulloso con su pecho erguido, frecuentemente golpeándolo con placer. Lo seguía de cerca su Perro Confiable. Gran Hombre accidentalmente pisó a Perro Confiable. Gran hombre estaba muy aburrido y daba vueltas en su gran casa tratando de decidir qué hacer. Se tallaba la barba, se tocaba la frente y de nuevo pisó al perro.“¡Lo tengo!” exclamó brincando. “Prepararé una gran fiesta e invitaré a mucha gente. ¡Si!” Gran Hombre exclamó mientras cerraba el puño y estiraba la mano en el aire, acarició a Perro Confiable en la cabeza y accidentalmente lo pisó. Perro Confiable mordió a Gran Hombre.

“¡Debo encontrar a mis sirvientes!” gritó Gran Hombre. Inmediatamente tres sirvientes corrieron hasta su presencia y cada uno pisó a Perro Confiable. Perro Confiable gruñó y una vez más decidió morder a Gran Hombre en la pierna… pero no lo hizo.

¿Llamó usted? Los tres sirvientes preguntaron.

“Así es” respondió Gran Hombre.”He preparado un gran banquete. Ustedes deben avisarles a los que yo invite que todo está listo.”

“Como usted ordene”, respondió el primer sirviente.

“Como usted ordene”, respondió el segundo sirviente.

“Si hombre,” respondió el tercer sirviente.

Y se fueron brincando por el reino, buscando a los invitados de Gran Hombre. Estaban contentos brincando, tarareando una canción cuando el primer sirviente vio a Fiona Granjera.

(Con un fuerte acento norteño) “¿Cómo está Fiona Granjera? Dijo el primer sirviente “Ya es hora de ir al Gran Banquete.”

“Lo siento,” suspiro Fiona Granjera, “pero acabo de comprar un terreno y debo ir a verlo. ¡Nos vemos!” Fiona Granjera se fue cantando tan fuerte como podía.

Una vez más los tres sirvientes brincaron alrededor del pueblo buscando a los invitados de Gran Hombre. De pronto el segundo sirviente se tropezó con algo en el camino. Vieron hacia abajo, y quién podía ser sino José, el viejo vendedor de bueyes. José, el viejo vendedor de bueyes se puso de pie, se sacudió y empujó al segundo sirviente. El segundo sirviente iba a empujar a José, el viejo vendedor de bueyes—pero en el último segundo no lo hizo.

“José, el viejo vendedor de bueyes,” dijo el segundo sirviente. “Es tiempo para el Gran Banquete.”

“Ah,” suspiró José, el viejo vendedor de bueyes. “No puedo, estoy llevando mis bueyes a una prueba de carreras hoy.” Haciendo una danza con los pies, José, el viejo vendedor de bueyes se fue.

Los tres sirvientes continuaron brincando cuando el tercer sirviente, el cuál era muy sensible, comenzó a llorar. “Debe de haber una boda por aquí,” dijo llorando el tercer sirviente. “No puedo dejar de llorar.”

Entonces el novio, alto y guapo llegó hasta el tercer sirviente y en un acento muy propio le preguntó, “¿Por qué estás lloriqueando en mi boda?”

“Estoy aquí para decirte que el Gran Banquete está listo” dijo el tercer sirviente mientras se sonaba la nariz en el saco del novio. El novio empujó al tercer sirviente.” No puedo ir al Gran Banquete. Me acabo de casar.” El novio se fue orgulloso con la nariz en alto.

Los tres sirvientes estaban muy tristes. Arrastraron sus pies de regreso con Gran Hombre. Mientras entraban al gran salón, el tercer sirviente accidentalmente pateó a Perro Confiable quién gruñó y mordió a Gran Hombre quien le pegó a Perro Confiable, quién lamió la mano del primer sirviente.

Gran Hombre estaba muy enojado cuando escuchó que nadie pudo atender el Gran Banquete. Envió a los tres sirvientes por todo el pueblo diciéndoles que trajeran a los pobres, a los ciegos y a los cojos.

Después de hacer esto, los tres sirvientes se dieron cuenta que había todavía más lugar así que salieron por toda la tierra invitando a todos a la casa para que se llenara.

Gran hombre estaba muy complacido con esto. En voz alta dijo: “les digo que ninguno de los que fue invitados probarán mi banquete. Pero ustedes…¡Coman! ¡Coman! ¡Beban más! ¡Disfruten!

FIN

¿Sacrificarme? ¿Yo? ¡Debes estar bromeando!

Como lo demuestra este drama, puedes utilizar un drama ligero—leído o memorizado—para interpretar o presentar el pasaje de la escritura a tu grupo. Este drama está basado en Romanos 12:1-2. Escribe dramas similares con otros pasajes bíblicos que estés enseñando o permite que tus jóvenes escriban su propio papel en un estudio Bíblico.Una interpretación de Romanos 12:1-2 para dos personajes

1: Les ruego, Cristianos, ya que Dios es tan misericordioso, presenten sus cuerpos como un sacrificio vivo—santo y aceptable para Dios. Esta es la forma razonable para servir a Dios.

2: ¡Sacrificio! ¿Sacrificio? Cuando dices, sacrificio, pienso en alguna tribu pagana en Afrecha y un cuerpo vivo recostado en un bloque, con fuego bajo el bloque y el cuerpo quemándose como sacrifico para algún ídolo. ¿Quieres que me sacrifique? No gracias. Soy demasiado joven para morir.

1: ¿Quién dijo algo acerca de morir? Dios nos quiere vivos—un sacrificio vivo—que significa vivir para Dios—sirviéndolo y amándolo.

2: OH. Eso suena un poco mejor. (pausa) Pero no sé. Suena a que debo de entregar mucho. Digo, realmente disfruto mucho la vida—haciendo las cosas que quiero hacer. ¿Sabes a lo que me refiero?

1: Si sé a lo que te refieres. Pero el ser un sacrificio vivo significa un cambio de mente—ya no deseas hacer lo que tu quieres hacer—sino que quieres hacer lo que Dios quiere que tu hagas.

2: ¿Desear hacer lo que Dios desea que yo haga en vez de desear hacer lo que yo quiero hacer? Suena como trabalenguas. (pausa)Además ya no quiero realmente hacer lo que yo quiero hacer. La mayoría de las veces quiero hacer lo que mis amigos quieren que yo haga.

1: ¿Conformidad?

2: ¿Eh?

1: Estás hablando de conformidad ¿o no? Tu mente está puesta en conformarte con los valores de este mundo. ¿no es así?

2: Si, así es. ¿eh? Quiero decir, no, ¿no es así. Digo… eso es lo que quiero decir, pero no está bien.

1: ¿Así que sí conoces la diferencia?

2: Por supuesto. Yo soy Cristiano. Yo conozco lo que dice la Biblia “No te conformes a este mundo.” Pero es muy difícil no hacerlo. ¿Sabes a lo que me refiero?

1: Claro, yo tengo el mismo problema.

2: ¿Tu también?

1: Todos los Cristianos. El empuje del mundo es muy fuerte. Todo y todos nos animan a conformarnos. Esto es—todos menos Dios que nos formó. El nos conoce tan bien que sabe que la conformidad no nos traerá la felicidad en nuestra vida Cristiana. Por eso nos dice que no nos conformemos al mundo sino que seamos transformados.

2: ¿Transformados? Esa es una palabra muy elegante que significa ser cambiados ¿o no?

1: Si. Dios quiere que cambiemos y la única forma que podemos cambiar y llegar a ser el sacrificio vivo que quiere es poniendo nuestra mente en el. Cuando vemos a Dios en vez de ver al mundo, nuestro deseo se convierte en hacer la voluntad de Dios.

2: ¿Y la voluntad de Dios es que seamos sacrificios vivos?

1: Oye, tu entiendes las cosas muy rápido.

2: ¿Sabes? Cuando lo pienso, sería más fácil ser un sacrificio muerto.

1: ¿Cómo llegas a esa conclusión?

2: Bueno, tu sólo tienes que morir una vez y se termina todo. Pero esto de ser un sacrificio vivo—es tan… tan….

1: ¿Diario?

2: ¡Exacto!

1: Pero es el único sacrificio aceptable para Dios

2: Yo realmente deseo ofrecer un sacrificio aceptable para Dios.

1: Entonces ¿lo harás?

2: Si, viviré para Dios—cada día de mi vida. Seré un sacrificio vivo—ya no me voy a conformar a este mundo sino seré transformado poniendo mi mente en Dios. Después de todo, esa es la forma razonable de servirle.

1: Y la única forma de probar lo que es la buena, aceptable y perfecta voluntad de Dios.

FIN

El Baby Shower lo organizan las mujeres y los jóvenes de la iglesia como una fiesta de bienvenida al nuevo bebé, que viene a convertirse en un recuerdo muy entrañable.
Es un detalle y una expresión de amor de los hermanos hacia los padres que esperan la llegada de su bebé. Al mismo tiempo, se les brinda un tiempo de comunión y se le hacen regalos al bebé y a los padres.
El programa del Baby Shower debe incluir comida espiritual y física. El pastor o alguno de los líderes de la iglesia puede preparar una palabra para compartir, los jóvenes y las mujeres decoran la iglesia dando la bienvenida al bebé y organizan unos juegos en los que la mamá, el papá y el bebé próximo a nacer serán el centro. Será divertido. Es importante organizarlo con cariño y que sea un tiempo divertido para todos. Hay muchos juegos que pueden hacerse en la iglesia durante el Baby Shower y permiten que todos se conozcan mejor. También es una oportunidad muy buena para invitar amigas y amigos, para que puedan experimentar la comunión y armonía entre los hermanos.
Dedicarle poemas y canciones relacionadas con la venida del bebé que ustedes le hagan, deseando la bendición de Dios sobre la familia, es una buena idea. Los regalos se pueden apilar todos en un montón y luego los hermanos los van entregando para que los padres los abran en presencia de todos los invitados.
Es bueno tener preparada una buena merienda que los hermanos le brindarán a la pareja que espera su bebé y para que todos puedan celebrar con un buen pastel. Se termina orando por la mamá para que
el parto sea bueno, por el papá para que la espera no se le haga eterna y Dios le de luz para ser un buen ejemplo para la nueva criatura y por el bebé para que nazca sanito y reciba la bendición de Dios desde el primer día de su vida.
Espero que les ayude.
Dad de gracia lo que recibís de gracia.
Disfruten de su Baby Shower.
Contacta con nosotros en:

www.elhogarcristiano.org