Parabola: El gran banquete

Publicado: 28 noviembre 2010 en - GRUPO DE JOVENES, EVENTOS
Etiquetas:,

Parabola: El gran banquete

PERSONAJES*Narrador *Gran Hombre *Perro Confiable *Primer sirviente * Segundo sirviente * Tercer sirviente * Fiona Granjera * José, el viejo vendedor de bueyes * Novio

NARRADOR:

Esta es la historia de Gran Hombre. Caminaba orgulloso con su pecho erguido, frecuentemente golpeándolo con placer. Lo seguía de cerca su Perro Confiable. Gran Hombre accidentalmente pisó a Perro Confiable. Gran hombre estaba muy aburrido y daba vueltas en su gran casa tratando de decidir qué hacer. Se tallaba la barba, se tocaba la frente y de nuevo pisó al perro.“¡Lo tengo!” exclamó brincando. “Prepararé una gran fiesta e invitaré a mucha gente. ¡Si!” Gran Hombre exclamó mientras cerraba el puño y estiraba la mano en el aire, acarició a Perro Confiable en la cabeza y accidentalmente lo pisó. Perro Confiable mordió a Gran Hombre.

“¡Debo encontrar a mis sirvientes!” gritó Gran Hombre. Inmediatamente tres sirvientes corrieron hasta su presencia y cada uno pisó a Perro Confiable. Perro Confiable gruñó y una vez más decidió morder a Gran Hombre en la pierna… pero no lo hizo.

¿Llamó usted? Los tres sirvientes preguntaron.

“Así es” respondió Gran Hombre.”He preparado un gran banquete. Ustedes deben avisarles a los que yo invite que todo está listo.”

“Como usted ordene”, respondió el primer sirviente.

“Como usted ordene”, respondió el segundo sirviente.

“Si hombre,” respondió el tercer sirviente.

Y se fueron brincando por el reino, buscando a los invitados de Gran Hombre. Estaban contentos brincando, tarareando una canción cuando el primer sirviente vio a Fiona Granjera.

(Con un fuerte acento norteño) “¿Cómo está Fiona Granjera? Dijo el primer sirviente “Ya es hora de ir al Gran Banquete.”

“Lo siento,” suspiro Fiona Granjera, “pero acabo de comprar un terreno y debo ir a verlo. ¡Nos vemos!” Fiona Granjera se fue cantando tan fuerte como podía.

Una vez más los tres sirvientes brincaron alrededor del pueblo buscando a los invitados de Gran Hombre. De pronto el segundo sirviente se tropezó con algo en el camino. Vieron hacia abajo, y quién podía ser sino José, el viejo vendedor de bueyes. José, el viejo vendedor de bueyes se puso de pie, se sacudió y empujó al segundo sirviente. El segundo sirviente iba a empujar a José, el viejo vendedor de bueyes—pero en el último segundo no lo hizo.

“José, el viejo vendedor de bueyes,” dijo el segundo sirviente. “Es tiempo para el Gran Banquete.”

“Ah,” suspiró José, el viejo vendedor de bueyes. “No puedo, estoy llevando mis bueyes a una prueba de carreras hoy.” Haciendo una danza con los pies, José, el viejo vendedor de bueyes se fue.

Los tres sirvientes continuaron brincando cuando el tercer sirviente, el cuál era muy sensible, comenzó a llorar. “Debe de haber una boda por aquí,” dijo llorando el tercer sirviente. “No puedo dejar de llorar.”

Entonces el novio, alto y guapo llegó hasta el tercer sirviente y en un acento muy propio le preguntó, “¿Por qué estás lloriqueando en mi boda?”

“Estoy aquí para decirte que el Gran Banquete está listo” dijo el tercer sirviente mientras se sonaba la nariz en el saco del novio. El novio empujó al tercer sirviente.” No puedo ir al Gran Banquete. Me acabo de casar.” El novio se fue orgulloso con la nariz en alto.

Los tres sirvientes estaban muy tristes. Arrastraron sus pies de regreso con Gran Hombre. Mientras entraban al gran salón, el tercer sirviente accidentalmente pateó a Perro Confiable quién gruñó y mordió a Gran Hombre quien le pegó a Perro Confiable, quién lamió la mano del primer sirviente.

Gran Hombre estaba muy enojado cuando escuchó que nadie pudo atender el Gran Banquete. Envió a los tres sirvientes por todo el pueblo diciéndoles que trajeran a los pobres, a los ciegos y a los cojos.

Después de hacer esto, los tres sirvientes se dieron cuenta que había todavía más lugar así que salieron por toda la tierra invitando a todos a la casa para que se llenara.

Gran hombre estaba muy complacido con esto. En voz alta dijo: “les digo que ninguno de los que fue invitados probarán mi banquete. Pero ustedes…¡Coman! ¡Coman! ¡Beban más! ¡Disfruten!

FIN

comentarios
  1. Esta chido esta obra dice:

    Esta muy bien la obra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s